Alarma mental

Dedico esta reflexión a la alarma mental producida por el brote de coronavirus y sus consecuencias, ya que creo que la alarma “constitucional” decretada y ampliada es algo perfectamente entendido y asumido por la ciudadanía. Se produce una limitación de derechos fundamentales, podríamos decir que suave, pero no como recomendación sino como imposición, una centralización de servicios y suministros y un mando único sobre todo ello. Y también creo que la alarma “sanitaria” queda clara, a través del dictado de quedarse en casa emitido por las autoridades expertas en la materia.

La alarma mental es la menos previsible y desde luego la que mejor retrata al ser humano. Si dicha alarma salta, puede producir daños, y a la vista está que ha saltado, en algunos medios y en todas las redes sociales. Cabe ante ello, lógicamente, limitar la aparición en redes o limitarse en lo que se dice. En mi caso, decir educadamente lo que se piensa, comentar levemente alguna exageración ajena, y si acaso, llamar la atención sobre algún aspecto que parezca oportuno, por considerarlo desenfocado o directamente equivocado. Al respecto de esto último, me parece que habría que tener en cuenta que lo mismo también está cambiando la percepción que se tiene de las comparecencias públicas de las autoridades competentes y su papel. Que lo mismo están dirigidas al común de los mortales, para ofrecer (o intentarlo al menos) algo de seguridad, de confianza o de ánimo, y no tanto dirigidas a las personas expertas en comunicación, que no obstante, siempre sacarán conclusiones al respecto. Puedo estar equivocado, pero el universo de opinadores de comparecencias públicas está reduciendo su incidencia en la opinión general en estos tiempos, lo que no quita que deban seguir cumpliendo su función, aunque igual han de valorar lo que acabo de exponer. Los tiempos están cambiando, ya no es sólo una bella canción.

Creo que la alarma mental y su cuidado precisan una buena dosis de “pasar” o hacer caso omiso de manipuladores, pues contestarles es darles alas. Contrastar sus argumentos, por supuesto, pero evitar darles alas. Quienes sólo están empeñados en ajustar ahora otras cuentas pendientes, deben merecer ahora nula atención. También se precisa una notable dosis de no atender opiniones de ignorantes osados, empeñados en acreditar a diario, el viejo dicho de “quod naturam non dat, Salamanca non procurat”, o más coloquialmente dicho, “donde no hay mata, no hay patata”. No hay mayor desprecio para estas gentes, que obviar su existencia. Lo anterior quedaría incompleto si no añadimos una más que razonable dosis de no seguir el juego a los partidarios del hooliganismo más rancio, que nos traen al recuerdo al muy contradictorio don Pío Baroja, cuando acertadamente señalaba que en España lo de menos son las ideas y lo de más son las pasiones, afirmación aplicable sin duda a nuestros siglos XIX y XX, pero también a este siglo XXI.

Termino. Sobre la base de confiar en los términos de la alarma constitucional y la sanitaria, lo último que se precisa para evitar que nos salte la alarma mental es vigilar que no nos afecte el ejército de protestadores oficiales y oficiosos, que se quejarán de una cosa y todas sus contrarias. Ya lo cantaba Ana Belén hace unas décadas, “me matan sino trabajo y si trabajo me matan, siempre me matan, me matan, siempre me matan”.

Pues eso, que tengan una cuidada y cuidadosa cuarentena¡

CATEGORÍAS

COMENTARIOS

Wordpress (2)
  • comment-avatar
    Luisa Esteva 6 meses

    Lo de menos son las ideas, dice Chema Rueda que dijo Pío Baroja. Eso lo opinan los que no las tienen,supongo, porque las ideas son los guías, las soluciones a los problemas, las que indican el camino a seguir y si las ideas son buenas, pueden , de ser atendidas por las personas adecuadas,pueden terminar con el paro, con la pobreza, activar la economía, terminar con la injusticia, pueden cambiar el mundo, nada menos que cambiar el mundo !
    Mejor leer a Einstein y su opinión sobre las ideas. Dijo » sobre todo, en los momentos de crisis, solo las ideas, la imaginación es más importante que el conocimiento»
    y dijo más sobre la importancia de las ideas
    Hay que leer más a Einstein, también sus opiniones, pensamientos

    • comment-avatar
      Manuel Morcillo Miranda 6 meses

      El artículo de Chema es muy bueno usted no le gusta .pero ami me agrada y lo leo cada bes qué escribe 7

  • Disqus ( )