Bulos, manipulación y voto a las derechas

Quienes dedican su tiempo y sus afanes a manipular la historia, mediante la difusión de bulos, y a la exaltación del odio, desde un pensamiento único uniformado, asocian República y «comunismo» como epítome de una falacia que cala en mentes de baja educación, escaso discernimiento, nulo juicio político y alto nivel de estulticia. Son gentes expertas en corromper y mancillar repúblicas o monarquías.

Silencian los agitadores radicales que denomina la Historia “bienio radical–cedista”, “bienio conservador” o “bienio negro”, al periodo de la II República Española que va de noviembre de 1933 a febrero de 1936. En este aciago periodo gobernaron las derechas: Partido Republicano Radical, derecha católica de la CEDA, Partido Agrario, etc.

Los ocho gobiernos del Partido Republicano Radical (tres meses de duración media) y sus presidentes Lerroux, Samper, Chapaprieta y Portela Valladares, se consagraron a la infame tarea de destruir lo conseguido. Antes, cuenta la misma Historia, la República gobernada por la izquierda, en un periodo similar de tiempo, logró innegables avances sociales en Sanidad, Educación, Cultura y Dignidad Laboral.

Hoy, acosan al Gobierno unas derechas que recurren a la agitación callejera apoyadas en las cloacas del Estado: prensa, Fuerzas de Seguridad y judicatura, con las élites empresariales y financieras como muñidoras y beneficiarias del posible cambio. Un sistema democrático solo es percibido como amenaza por quienes quieren convertir los derechos y el bienestar de todo el pueblo en privilegios para las élites.

Así las cosas, son innegables los avances sociales alcanzados en esta legislatura, a pesar de la canalla oposición del PP y Vox y las zancadillas del ala derechista del PSOE. La ciudadanía ha comprobado que se puede afrontar una crisis global creando empleo, subiendo salarios y pensiones, eliminando precariedad y reforzando los servicios públicos, a la vez que se logra crecimiento económico.

La ciudadanía experimentó los ataques a las arcas públicas, a las condiciones laborales, a las pensiones, a la Sanidad, a la Educación, a la Asistencia, con los que el Partido Popular abordó la anterior crisis. La ciudadanía pudo comprobar que el PP subió el IVA y otros impuestos, desreguló el mercado laboral, impulsó la amnistía fiscal, amordazó la protesta y obsequió a la banca 60.000 millones de euros.

Una ciudadanía que, pudiendo comparar, vota contra sus propios intereses es a todas luces una peligrosa vergüenza que se explica por la baja educación, la escasa cultura, la nula comprensión política, el alto nivel de estulticia y la capacidad para soportar la manipulación del español medio. De otra forma, no se explica que mediocres como Ayuso, López Miras, Mañueco o Moreno Bonilla obtengan rotundas mayorías en sus territorios y que el mediocre mayor de la banda corrupta, Feijóo, lidere las encuestas.

CATEGORÍAS
SIGUIENTE NOTICIA

COMENTARIOS

Wordpress (2)
  • comment-avatar
    Eugenio 2 semanas

    No hacen falta muchas palabras para explicar magníficamente una opinión que comparto al cien por cien.

  • comment-avatar
    Jesús Suárez Díaz 2 días

    Totalmente de acuerdo en el análisis, aunque la explicación quiza haya que buscarla en que la mayoría de los medios están en poder de la derecha, desde el centro derecha a la extrema, no creo que eso pase en otro país de nuestro entorno, a cada logro social del gobierno le ponen la pega, y veenden más esta última que el logro en si

  • Disqus ( )