2020, «horribilis annu»

Sin duda, el año 2020 quedará marcado en la memoria colectiva como un “horribilis annu” debido a la tremenda experiencia generada por la Pandemia del Coronavirus (COVID19).

Tal y como ya he expresado en anteriores artículos, vuelvo a hacer un reconocimiento a todas las personas y colectivos que están y han estado en primera fila luchando contra la pandemia para protegernos y ayudarnos (sanitarios, fuerzas de seguridad del estado, ejercito, bomberos, educadores, transportistas, servicios de limpieza, personal de comercios,…).

Aunque de forma general la sociedad española ha tenido una respuesta positiva ante las medidas necesarias para combatir la pandemia, el cansancio mental y la saturación informativa ha provocado una disminución en el cumplimiento de las medidas preventivas. Desgraciadamente hay un sector de la población que ha tenido y tiene un comportamiento completamente insolidario y claramente insensato. Realmente los grupos negacionistas de la pandemia, los antivacunas y los conspiranoicos solo demuestran como los miedos atávicos siguen presentes en el subconsciente de muchos humanos. “Hay gente pa tó”, como hubiera dicho el torero Rafael El Gallo.

Hay que reconocer que la gestión de una crisis de estas características es muy difícil. Prácticamente todos los gobiernos del mundo se han visto desbordados por la situación.

Por ejemplo, es muy difícil poder equilibrar las medidas entre garantizar la salud de las personas y mantener la actividad económica. O nos morimos del virus o nos morimos de hambre, difícil dilema.

No obstante, no todos los gobiernos han tenido igual capacidad de respuesta.

En sentido negativo se debe señalar al Gobierno de España, especialmente al sector populista que lo integra.

En vez de centrar sus esfuerzos en la lucha contra la pandemia, están más interesados en temas no importantes para el conjunto de la sociedad española: acabar con la monarquía, imponer una educación sectaria y dogmática que atenta contra la libertad de las familias, “ocupación” del Consejo General del Poder Judicial, provocar conflictos diplomáticos, desenterrar la Guerra Civil, que las mujeres puedan volver borrachas a su casa (¿realmente esto es feminista?), reducción progresiva de la presencia de la Administración Central del Estado en determinadas comunidades autónomas con negociaciones ignominiosas con los grupos políticos que quieren acabar con España,… todo ello unido a medidas económicas contraproducentes como son la subida generalizada de impuestos en los Presupuestos Generales del Estado, descontrol en el mercado energético y eléctrico… Hay que recordarles que con las cosas de la comida no se juega. Todo ello unido a soflamas grandilocuentes pero vacías.

Un punto realmente psicopático es cuando atacan a las Fuerzas de Seguridad del Estado y al Ejercito, pero cuando tienen problemas son los primeros en exigir su presencia.

Tenemos al peor gobierno en el peor momento. Afortunadamente, no todos los gobiernos son de tan bajo nivel.

Nos debemos alegrar de la actuación de la Unión Europea. Europa ha salido reforzada de esta situación, con una mayor unión política y económica, que se han traducido en unos presupuestos que apuestan por un nuevo modelo económico basado en las personas, las nuevas tecnologías y la sostenibilidad ambiental. Hay que destacar la mutualización de la Deuda Pública europea, así como la coordinación de la lucha contra la pandemia, siendo la Unión Europea quien ha comprado las vacunas y las distribuye a los estados miembros. La Unión hace la Fuerza.

Así mismo, me ha sorprendido la baja incidencia en los centros educativos, cuando previsiblemente iban a ser importantes focos de transmisión de la pandemia.

Otro gobierno que está a la altura de las circunstancias es el del Ayuntamiento de Granada.

A pesar de la situación de quiebra económica heredada, y del obligado gasto extraordinario para cubrir las necesidades de la lucha contra la pandemia, se están ejecutando inversiones en todos los barrios de la ciudad, se ha incrementado el gasto y la asistencia a los colectivos más vulnerables y en riesgo de exclusión social, se ha salvado la Orquesta Ciudad de Granada,… todo ello a la vez que está poniendo en marcha nuevos proyectos de futuro para la ciudad (Capitalidad Cultural Europea 2031, el Anillo Verde, nuevo Plan General de Ordenación Urbanística, Granada Ciudad de la Ciencia y la Innovación,…).

En el plano económico hay que destacar que, a diferencia del Gobierno de España, los impuestos municipales han sido congelados, se está reduciendo la deuda municipal, así como el tiempo de pago a proveedores.

Es bueno tener un equipo de gobierno municipal compacto y con las ideas claras, y un magnífico “director de orquesta”.

CATEGORÍAS

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )