El TH-2 de Salobreña: un proyecto de construcción de seis hoteles de lujo en una parcela inundable

El TH-2 de Salobreña: un proyecto de construcción de seis hoteles de lujo en una parcela inundable

  • El Reglamento del Dominio Público Hidráulico prohíbe la construcción en zonas inundables

El proyecto de construcción de seis hoteles podría estar llevándose a cabo en una parcela inundable. Así lo apunta Ecologistas en Acción, en un informe sobre banderas negras emitido por la entidad, entre las que se encuentra el espacio del TH-2, un plan parcial para definir la implantación en el ámbito de un máximo de seis locales hoteleros con instalaciones de cuatro o cinco estrellas.

Según la confederación de grupos ecologistas, estos seis hoteles se estarían edificando sobre una zona inundable del delta del Guadalfeo. La propia administración hidráulica, indican desde Ecologistas en Acción, ha asegurado el alto riesgo de anegaciones en esta sección. Pese a ello, las obras fueron aceptadas y seguirán adelante.

Por otra parte, cabe valorar también el impacto ambiental de esta acción. El Informe de Valoración Ambiental del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Salobreña, emitido por la Consejería de Medio Ambiente, se refiere al sector SUe TH-2 como un espacio que «alberga diversos hábitats de interés comunitario, correspondientes a formaciones húmedas de carrizales y juncales colindantes al río Guadalfeo y la ribera marítima con importantes poblaciones de aves acuáticas».

A todos estos factores, hay que sumar que el Reglamento del Dominio Público Hidráulico prohíbe la construcción en zonas inundables en este tipo de terrenos. Como solución, se permitió a los promotores presentar una serie de sugerencias para la zona que, según Ecologistas en Acción, «harían reír a cualquier persona con sentido común».

La confederación aseguró en 2017 que las propuestas de los promotores de los diferentes locales pasaban por ampliar el cauce del río comprendido entre la carretera nacional N-340 hasta el mar, modificando los muros desde los 50 metros de anchura actuales hasta los 200 metros. «Ello supondría, de entrada, expropiar a una gran cantidad de propietarios que tiene sus huertas cerca del río y eliminar el embarcadero junto a la playa. ¿Quién pagaría estas obras y las expropiaciones, los promotores o se lo quieren endosar a la administración para que lo paguemos entre todos?», se preguntan desde el colectivo.

Además de las acciones, también sería necesario, explican, tirar el puente que se construyó hace una década cerca de la desembocadura. Otro de los factores a tener en cuenta, detalla Ecologistas en Acción, es que » al ampliar la anchura del cauce del río, el actual puente sobre el río Guadalfeo ya no sirve, habría que hacer uno nuevo más alto y de 200 metros de longitud en sustitución del que hay».

CATEGORÍAS

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )