El tranvía de Churriana

Desconozco las vicisitudes padecidas por la población de Albolote, Maracena y Armilla desde que alguien dispuso conectar dichos municipios a la capital con el cordón umbilical del tranvía metropolitano que tanta gente usa y que, supongo, algo habrá aliviado la congestión de tráfico y los despilfarros privados en combustible y tiempo. Imagino que la conexión habrá supuesto beneficios generales a estos pueblos y también algún daño colateral que habrá afectado a no pocos particulares. La capital es otro tema.

El caso es que ahí está el mal llamado metro, un tranvía cuyo éxito es de difícil objeción y cuyo beneficio social se mide en cifras de pasajeros, calidad medioambiental y mejora de la movilidad. Como todo español y española, me declaro experto en cualquier materia y, sin dudar, afirmo que el tranvía y la movilidad son mejorables, pero la prudencia me dicta que las mejoras no surgen de un calentón o de la inspiración humana o divina, sino que obedecen casi siempre al criterio de gente versada en la materia.

Combinar los intereses particulares con los generales es una tarea de titanes que, mal gestionada, suele hacer naufragar la razón en las turbias aguas de la pasión desquiciada. Hablo de intereses, esos entes que diluyen la vida en el trajín de la economía. Y hablo de lo particular, yo, frente a lo general, nosotros, batalla que muchas veces en la historia de la Humanidad ha acabado en derrota social. Somos así, depositarios de una cultura pancista que resta importancia a perder un ojo siempre que el vecino quede ciego.

A partir de aquí, no es extraño el acuciante debate generado por la expansión del tranvía metropolitano hasta Las Gabias, con paso obligado por Churriana. De nuevo, los intereses particulares confrontan con el general, a cuenta de la travesía por la arteria de San Ramón. Siendo ciertos el perjuicio y las molestias que supondrá el trazado para comercios y particulares, no lo es menos que, para el beneficio general del pueblo, es el idóneo de cara a su acceso en el momento de su puesta en funcionamiento.

Los particulares damnificados proponen como alternativa un trazado por la carretera de Alhama, lo que ejercería un efecto disuasorio en la mitad del pueblo a la hora de utilizar el tranvía por la incomodidad de tener que cruzar Churriana entera. ¿Imaginan caminar media hora, al sol o bajo la lluvia, para ir de los planes parciales a la carretera de Alhama?, ¿bajar o subir al tranvía, de noche o de madrugada, en tan desierto paraje? El bien común, el beneficio general, se vería mermado, opinan los técnicos. Y yo.

Andan empresarios y empresarias de la calle San Ramón en fundadas protestas y lícitas campañas de denuncias y adhesiones para salvaguardar sus negocios. Anda el PP con el ardor guerrero alicaído al ser obra promovida por su partido. Andan la izquierda (UP) y el PSOE tratando de asumir la sensatez de la propuesta de los técnicos y quedar bien con las empresas afectadas, de soplar y beber al mismo tiempo. Queda por conocer la opinión de los negocios que el trazado alternativo perjudicaría, ¿o da igual?

Al calor del furibundo debate, hay quien exige, desde la desmemoria reciente, algo tan subversivo y violento como un referéndum. ¡A por ellos, oé! Son tiempos de reinventar, no de fomentar estériles algaradas. Deberían hacer piña partidos y afectados para negociar los fondos de compensación que acompañan a este tipo de infraestructuras y establecer un uso adecuado y lícito de los mismos: tal vez pudieran servir para subvencionar, en ningún caso indemnizar, la adaptación o el traslado de las empresas afectadas.

CATEGORÍAS
SIGUIENTE NOTICIA

COMENTARIOS

Wordpress (2)
  • comment-avatar
    Andrés Pérez Román 1 mes

    Eso de soplar y beber queda muy bien para un análisis simplista, pero te agradezco tu sincera animadversión. Yo solo espero que tú equidistancia te reconfortante. No todos somos iguales y lamentamos que nuestra postura con respecto a la infraestructura y los vecinos de Churriana te parezca inscrita, no era nuestra intención.
    Salud

  • comment-avatar
    Andrés Pérez Román 1 mes

    Eso de soplar y beber queda muy bien para un análisis simplista, pero te agradezco tu sincera animadversión. Yo solo espero que tú equidistancia te reconfortante. No todos somos iguales desde UP lamentamos que nuestra postura con respecto a la infraestructura y los vecinos de Churriana te parezca inscrita, no era nuestra intención.
    Salud

  • Disqus ( )