Burramia

Ahí va esa perla de nuestra Consejera de Salud, soltando afirmaciones más enrevesadas que un gato en un ovillo de lana. Dice “Si tenemos un sistema sanitario que funciona, las listas de espera, sí o sí, se disparan”. ¡Vaya genialidad!

Es cierto que su desconocimiento, con seguridad derivado de no haber trabajado nunca en un centro sanitario del Sistema Público de Salud, puede llevarle a tener visiones muy sesgadas, que la obligan a hacer afirmaciones tan estrambóticas como esta. Aunque más bien creo que estamos ante un caso claro de ‘burramia’, palabra que parece estar hecha a medida para estas gentes. Como se sabe, a ‘burramia’ se le conocen tres acepciones: “1. n. fem. Tontería, burrada, pensamiento estúpido que demuestra ignorancia atrevida. 2. n. fem. Ignorancia, burricie.” Se puede elegir la que se prefiera, en cualquiera de ellas entiendo que la Sra. Consejera se encontraría cómoda. Y si a sus declaraciones se une el coro de “gestores sanitarios” que con sus declaraciones y post realizados en los días siguientes haciéndole la ola, encontraríamos para todos su hueco en la tercera acepción de ‘burramia’: “3. n. fem. Conjunto de gente con ideas y pensamientos estúpidos que demuestran ignorancia atrevida”.

Y como todo va bien y el sistema sanitario funciona y seguirá mejorando, suponemos que las listas de espera irán aumentando, y aumentando,… Así, la frase de la señora Consejera, más que un desliz verbal, podría ser el germen de una nueva filosofía. Una filosofía de la lógica torcida, donde lo que es lógico no lo es tanto, y la evidencia se convierte en un juego de escondite.

Porque, claro, para combatir las listas de espera, la gran decisión de este gobierno es echar más dinerito a la privada, confundiendo dinero con gestión. Puede haber mucho dinero, pero si este dinero se reparte a fondos buitres, por ejemplo, o a empresas privadas con poco interés social, tenemos claros exponentes de ello sobre todo en los territorios de Huelva o Cádiz, al final ese dinero no revierte a la sociedad. Moreno, por lo tanto, se preocupa. Y lógicamente, pierde el sueño.

La frase de la Sr. Consejera, tiene de bueno que pudiera aprovecharse para reflexionar sobre la importancia de la lógica y la evidencia en nuestras creencias y decisiones. Nos ayuda a cuestionar las afirmaciones sin fundamentos científicos y a elegir enfoques racionales y críticos en nuestra comprensión del mundo que nos rodea. En lugar de tomarla literalmente, podríamos usarla como punto de partida para explorar temas más amplios sobre la toma de decisiones basada en la evidencia y la importancia de la educación científica. Así, pudiera ser, que se superara la ‘burramia’ en la que este gobierno autonómico está asentado.

Y ante esto, el señor Moreno Bonilla declara que no cierra el ojo. Las listas de espera se le cuelan en la cama y le hacen insomne. Esto es un problemón. Tendríamos que pensar en cómo arreglarlo, porque si ya está haciendo malabares con el sueño, si no pega un ojo como es debido, la gestión va a ir de mal en peor. Por lo que parece, la cosa no mejora, no descansa lo que es debido, él que es un hombre de bien. Y mientras tanto, las listas de espera se multiplican. No vemos que se estén tomando medidas. Eso lo que significa es que el señor Moreno va a seguir teniendo noches en vela. Si eso es así, la preocupación va aumentando. Y si a esto de la sanidad unimos la disminución tan insoportable de las partidas presupuestarias destinadas a servicios sociales, según lo dicho en días pasados por la Asociación de directoras y directores gerentes de servicios sociales, podrían aumentar sus problemas de insomnio.

Lo suyo sería buscar rápidamente una fórmula para que pueda dormir tranquilo. Lo suyo sería encontrar urgentemente un algo que le permita descansar plácidamente por las noches, lo cual sería motivo de alegría para todos nosotros. Además, probablemente resultaría beneficioso para el conjunto de la ciudadanía andaluza. Porque, sinceramente, esa falsa falta de sueño podría estar afectando no sólo a su descanso, sino también a su capacidad de expresarse y de analizar, lo que puede estar llevándole a proferir comentarios sobre un supuesto agravio andaluz en comparación con Cataluña a causa de la amnistía, o a afirmaciones como las hechas en el Parlamento de que “antes se les pagaba a los médicos (sic) para que no mandaran a los enfermos a los especialistas (sic).

Quién sabe, tal vez unas cuantas horas de sueño reparador …

 

CATEGORÍAS

COMENTARIOS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Manuel 2 meses

    Evidentetemente la gente «de bien» prefiere la sanidad privada a la pública porque la atención es más rápida y más cómoda. NO nos vamos a engañar. Además los usuarios de la privada también lo son de la pública en España; Tienen las dos al mismo precio. La cuestión cambiaría cuando se tuviese que elegir entre una u otra, como en EEUU. En este país si no puedes pagar la prima de seguro te quedas sin sanidad y si caes enfermo o mueres o te arruinas. Cuando esto ocurra en España es porque ya nos habremos cargado la sanidad pública; un derecho que nos costó siglos conquistar. España está llena de gente que se cree rica y además está dentro del concepto BURRAMIA.

  • Disqus ( )